Lisístrata: femeninx, feminista y lesbiana.

Publicado: 17 agosto 2010 de granmimo en cultura lesbiana
Etiquetas:
  • Fotografía del periódico El País 31-07-2010Valencia 01/08/2010 12:30 p.m.

Me levanto después de una noche de calor apoteósico (y lo digo en sentido meteorológico…) y, después del café de rigor, me dispongo a leer el periódico (o lo que es lo mismo en la era postmoderna: enciendo el ordenador). Navegando entre noticias de sucesos, desgracias y crisis voy buscando algo que me ayude a empezar las vacaciones con un poco de buen humor y optimismo, así que me sumerjo en la sección de cultura de El País con la esperanza de encontrar alguna película o libro con el que empezar el verano. Pero no, no era el séptimo arte ni el derivado de la tipografía quien me iba a proporcionar mi primer placer vacacional, sino el original y primogenio teatro clásico: Lisístrata, obra del dramaturgo griego Aristófanes, se había estrenado en el festival de Mérida e iba a estar en cartel hasta el día 8 de agosto. Al argumento de la obra (ya de por sí interesante y divertida) había que sumarle que todos los actores son hombres (en la antigüedad las mujeres tenían prohibido actuar) y, tal y como los denomina Jerôme Savary co-autor  y director de esta adaptación, “hombres raros que un día descubrieron que eran mujeres o querían serlo”. Y por si fuera poco, esta lucha pacífica femeninx y feminista tiene su toque lesbiano.  En fin, la combinación perfecta: diversión, orientación sexual y transgénero, y reivindicación de derechos!

  • Valencia 01/08/2010 19:30 p.m.

Después de convencer a mi partner (me costó aproximadamente 30 segundos), estamos buscando las entradas para irnos al festival de Mérida (vamos, como dicen en mi pueblo: pensat i fet). Las primeras que encontramos son para el miércoles 4 de agosto (para el fin de semana no queda ni una, ¡qué éxito!). Nunca hemos estado en Mérida así que decidimos aprovechar el viaje y pasar el día 5 en la ciudad para conocerla y volver al día siguiente. Turismo cultural, oiga que de vez en cuando también hay que hacerlo.

  • Valencia 04/08/2010 6:00 a.m.

Con las legañas en los ojos preparamos la maleta (xé que sí, le ponemos emoción y no la preparamos hasta el último momento, total, al final, siempre hay algo que se olvida…). No tenemos mapa de carreteras pero tenemos GPS en el coche (¡qué gran invento el GPS!, te lleva donde tú quieres…, por donde él quiere…).

  • Valencia 04/08/2010 8:30 a.m.

¡Y salimos dirección Mérida! Según el GPS unos 700 km. Después de unos 60 km, el oráculo habla: Obras en la carretera, trayecto alternativo, aceptar u omitir. Uf! pues si hay obras mejor ir al trayecto alternativo: aceptar. Unos 150 km después otra vez… y otra vez…

  • En algún lugar de la Mancha 04/08/2010 11:30 a.m.

Hace hambre. Paramos en un bar de carretera, pero de los auténticos typical spanish. ¡Madre mía qué pinta tiene todo, y qué hambre tengo! Pero seamos comedidas, venga compartimos un bocata. Pero y qué hay de las lorzas de la tinaja, el lomo adobado, la panceta,…- no, no, no,… cómo odio los estereotipos generados por esta sociedad patriarcal que me impiden disfrutar sin remordimiento alguno, pero, también es verdad, últimamente me cuesta mover mi organismo. Nos comemos el bocata de forma, voy a definirla como, sugerente porque el mismísimo cocinero nos sugirió cuando nos vio hincarle el diente que nos preparaba otro… Qué le vamos a hacer, somos de buen comer y disfrutar.

  • En algún lugar de Extremadura 04/08/2010 3:30 p.m.

Parada de abastecimiento: gasoil y sandwich.

  • Mérida 04/08/2010 6:00 p.m.

¡Y llegamos a Mérida!, después de casi 800 km, hemos dado una vuelta por esta nuestra España, gentileza del oráculo GPS. El hotel está en pleno centro de la ciudad en un edificio rehabilitado que es una auténtica preciosidad. Ahora a descansar un poco, luego ducha, cena y Lisístrata en el teatro romano.

  • Mérida 04/08/2010 8:30 p.m.

Salimos del hotel y, previa consulta a la recepcionista, nos dirigimos  a un local cerca del teatro para cenar unas tapas. ¡Qué agradable temperatura la de Mérida! 42 grados y son las 8:30 pm. La calle peatonal por la que accedes hasta el teatro dispone de aspersores que proyectan vapor de agua para bajar la temperatura en la calle y que la gente salga a pasear y, por supuesto, comprar.

Voy a omitir la parte opípara, pero resumiendo: se come y se bebe muy bien en Mérida.

  • Mérida 04/08/2010 10:30 p.m.

Ya es de noche y entramos al recinto donde se encuentran varias de las joyas de la arquitectura romana de la Augusta Mérida, entre ellas el teatro. Todo está muy oscuro, la iluminación es a base de antorchas y velas, el incienso se apodera del ambiente y nos morimos por un café. Descubrimos un pequeño oasis con una cafetera tipo nespresso y una joven muy amable, simpática y guapa que nos prepara un estupendo café. Vamos dirección al teatro sin tener muy claro por dónde entrar, así que preguntamos a otra joven simpática y guapa que nos acompaña hasta nuestros asientos (lo de asientos es un decir, más bien a nuestras colchonetas, es lo que tiene un teatro romano… cómodo y accesible pues no es mucho que digamos, pero el marco es incomparable, más aún cuando estás a punto de ver una obra  que seguramente se celebró en ese mismo sitio hace más de dos mil años). La temperatura continua siendo agradable.

  • Mérida 04/08/2010 11:00 p.m.

“Faltan 10 minutos para que empiece la función” – se oye desde los altavoces del recinto. ¡Pero si ya son las 11:00! Los nervios y la ansiedad se están apoderando de mí. El teatro está a rebosar. Es una auténtica pasada ver un espacio como éste lleno de gente dispuesta a disfrutar de una obra de teatro.

  • Mérida 04/08/2010 11:15 p.m.

Suena la música. Aparece un pianista que finge tocar el piano. Suena la música… Aparecen guerreros luchando: hay sangre, cabezas cortadas,… Un rayo truena. Se apagan las luces. Suena la música. Y aparece cual reina del desierto, Lisístrata. Y empieza la función…

Para quienes no lo sepan, la obra trata sobre cómo las mujeres hartas de ver a sus maridos marchar a la guerra para no volver o volver a trozos, deciden, abanderadas por Lisístrata, tomar cartas en el asunto y, para ello, se proclaman en huelga de sexo caído, es decir, ninguna de ellas podrá mantener relaciones sexuales con sus respectivos maridos hasta que éstos firmen la paz. Fácil es decirlo, pero hacerlo…

Lisístrata consigue reunir a su “ejército” de mujeres y llevarlas a la acrópolis para estar “a salvo” de cualquier tentación – en este momento a mí se me ocurren un sin fin de tentaciones que no evitaría estando en cualquier templo de la acrópolis (Partenón incluido) lleno de mujeres necesitadas… de atención y comprensión. De hecho me atrevería a afirmar que a Lisístrata también se le ocurrieron.

Uno de los momentos álgidos es cuando vuelven los maridos de la guerra buscando a sus mujeres y son recibidos por Lisístrata acompañada de su “ejército” armado con banderas arcoiris y pancartas donde se puede leer: “todos somos bisexuales”, “lesbianas en acción” o “las mujeres al poder”.

Todos los actorxs que participan en la obra están fantásticos, la música en directo de la banda de Mérida, junto con la pregrabada, los efectos especiales y la iluminación están muy conseguidos y sincronizados. Y un final apoteósico y muy lesbiano es la guinda de una noche espectacular con una temperatura agradable.  Lo de la temperatura fue comentario de la propia Lisístrata (Paco León) al acabar la función: “Pues parece que ha refrescado un poquito…” 38ºC marcaba el termómetro de la calle peatonal cuando conseguimos salir del teatro.

  • Mérida 05/08/2010 01:00 a.m.

Llegamos al hotel. Me lo he pasado bomba. Cada uno de los cerca de 800 km que hemos recorrido hasta llegar aquí ha merecido la pena. Ahora a dormir. Mañana ruta turística por Augusta Mérida.

  • Mérida 05/08/2010 10:00 a.m.

Como siempre nos levantamos con el tiempo justo para ir a desayunar (hasta las 10:30 tenemos de tiempo). Un buen desayuno y varias llamadas de teléfono después, y ya estamos preparadas para hacer marcha. Pero cual es mi sorpresa al descubrir en una de las mesas del patio del hotel a dos de los actores de la obra: Emilio Gavira y Carla Antonelli. Ni corta ni perezosa, pero con mucho respeto e intentando no interrumpir demasiado, me acerco para darles la enhorabuena por su trabajo en la obra. Fueron muy amables y se quedaron muy sorprendidos al descubrir que nos habíamos recorrido casi 800 km para ver la función.

  • Mérida 05/08/2010 12:15 p.m.

Y salimos del hotel para ver la ciudad. Lo primero el anfiteatro y el teatro, en el que habíamos estado la noche anterior. Increíble el escenario con sus columnas de mármol azul, la cávea semicircular, la orquesta,…

Cuando ya estábamos achicharradas nos metimos en el museo de Arte Romano, cuyo edificio está diseñado por el arquitecto Rafael Moneo. Ingentes cantidades de ladrillo se han utilizado en los aparejos de los arcos, contrafuertes, pilares y muros que forman la estructura y piel de este edificio. Una maravilla de la tecnología humana, de origen romano, y de los oficios y personas que han trabajado en él.

  • Mérida 06/08/2010 9:00 a.m.

Metemos la maleta en el coche y nos volvemos a casa. ¿Qué nos deparará el oráculo esta vez?

  • Valencia 06/08/2010 6:00 p.m.

Llegamos a casa después de nuestro viaje a la cultura clásica griega.

Guardaremos para siempre en nuestras retinas y nuestros corazones a Lisístrata, guerrera y luchadora por la paz, sacrificándose entre decenas de mujeres sudorosas y semidesnudas…¡Ah, quién fuera Lisis!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s