Eso no se hace, eso no se dice, eso no se toca…

Publicado: 15 junio 2011 de lezgirlvlc en noticias, reflexiones
Etiquetas:,

Hoy está resultando un día extraordinariamente raro, raro, raro… Parece que, como muy bien alguien querido me ha apuntado esta mañana, me he bebido media botella de vino de golpe y me ha sentado de pena… Conste que hoy no he probado alcohol alguno realmente.

El caso es que, en medio de mi absoluta melopea mental, ajena al mundo exterior y centrada en mi ordenador sin Facebook ni Twitter ni nada parecido abierto (tenía mucho que hacer), he decidido desistir de mi interés por concentrarme y trabajar, y rendirme a la evidencia de que hoy no era mi día, que mejor me hacía algo de comer y veía la tele un rato, a ver si se me pasaba esta alucinación alcohólica virtual en la que estaba inmersa…

Y de ese acto, precisamente, nace este post: me preparo algo de comer, enchufo la tele (mucho más temprano de lo habitual para mí) y busco algún canal con las noticias (eran como las 13:30 h o algo así) Como, a pesar de vivir en Valencia y de los denostados esfuerzos del PP, veo TV3 (la televisión catalana, prohibida aquí por no tener recursos públicos para traducir lo que dicen -léase ironía si no se sabe de la polémica, por favor-) pues me quedo con su Informativo Territorial, porque me cautivan las imágenes de los indignados a las puertas del Parque de la Ciutdadella, donde tiene su sede el Parlament Catalá.

Veo a un montón de gente increpando a los políticos que se dirigen a la Cámara, persiguiéndolos, poniéndose detrás de ellos, delante, pintándoles las gabardinas, el cogote… Un pobre político pidiendo “auxilio” a los Mossos d’Esquadra porque se siente intimidado por la cercanía de la muchedumbre de ciudadanos indignados.  Otro recibe una piel de plátano estampada en su cara bonita. Otros no pueden pasar porque una cadena humana vociferante les impide el acceso a las puertas del Parque. Y ¡de repente! las imágenes me muestran a su señorías llegando en ¡helicóptero! desde una comisaría cercana hasta los jardines de la Cámara. No sé cuántos viajes habrá tenido que hacer para trasladar a los diputados de ese modo (no sé cuántos caben por viaje, vamos…) ¿Tenéis una idea de cuánto cuesta un viaje de helicóptero? ¿Sabéis con qué dinero se ha pagado esta solución rápida al mal mayor que acontecía en las inmediaciones del Parque? La culpa de tal despilfarro de sus señorías para poder atender sus obligaciones para con el pueblo, por supuesto, es del propio pueblo… Os recuerdo que hoy, lo que se va a votar en el Parlament es la reducción del presupuesto en sanidad, educación y justicia en Cataluña para esta legislatura. Nada se ha dicho de la reducción en protocolo, helicópteros, mossos dispuestos a aporrear a personas pacíficas acampadas en Plaça de Catalunya, dinero que perciben los partidos políticos por alcanzar representación institucional, etc…

Atónita mientras seguía viendo estas noticias, me aparece una exconsellera del anterior gobierno tripartito (socialista para más señas y con la gabardina pintada de spray negro con una gran cruz) diciendo que simpatiza con el Movimiento 15-M y sus demandas, pero que “así no se hace” con intimidación a los representantes del pueblo. Una exconsellera a la que no se le recuerda ni una sola iniciativa legislativa en toda su trayectoria en consonancia con cualquiera de los puntos reivindicativos del 15-M.

Cuando finaliza la noticia en este canal y pasan a otras más locales, cambio y me encuentro con el Informativo de La Sexta… Engancho tarde, en la siguiente noticia, que consiste en un fallido intento de desahucio de vivienda hoy en Madrid, donde unos 500 manifestantes impiden que se ejecute el mismo y consiguen que los propietarios sigan por unos pocos meses más viviendo en su casa y a por la que el BBVA tendrá que volver en otro momento para quedársela… Allí estaba el dirigente de Izquierda Unida, Cayo Lara, como uno más de estos manifestantes, pero aprovechándose de la presencia de medios de comunicación para hablar y hacerse oir… Craso error, amigo Cayo. Los manifestantes le han abucheado por aprovecharse de la situación para aparecer como cabecilla y valedor de la protesta, hasta el extremo de que ha tenido que abandonar la concentración. Eso no se hace y eso no se dice, Cayo. Si eras un ciudadano más, cállate y deja hablar a los promotores de la protesta. Y si los periodistas te preguntan a ti, tú, elegantemente, dirígelos hacia los portavoces, que son los que tienen algo que decir, no tú. Como bien gritaban a una voz los manifestantes “la noticia es el desahucio” y han conseguido que así sea.

Ya el post había tomado sentido en mi cabeza por esta nueva forma de marcar el paso a los políticos, cuando, de repente, aparece la noticia de la protesta en Chueca porque el Ayuntamiento no permite la celebración de uno de los conciertos del Orgullo en su emblemática plaza… Y, nuevamente, un grupo numeroso de ciudadanos golpean cacerolas para hacerse oír. Y vuelven a sacar las imágenes de Gallardón increpado en la puerta de su casa, mientras pasea a su pobre chucho y a su mujer, por un grupo de manifestantes que exige que permita la celebración del Orgullo en Chueca, que ahora mismo está en la cuerda floja en su totalidad… Y leen en el Informativo partes de la carta que uno de los hijos del Alcalde ha escrito al periódico “El País” diciendo que tiene miedo a salir de casa…  Y sale Gallardón diciendo que a su familia no se toca… Y yo me pongo a pensar en Chueca y en lo que era antes de que un importante grupo de gays, lesbianas y transexuales se mudase allí, y en como ha renacido este barrio, y de cómo los vecinos estaban encantados de la nueva vidilla que había recobrado gracias a pequeños comercios, locales de ocio, actividades culturales y demás cuestiones que la población gay del barrio ha traído. Y también pienso en los comerciantes de Chueca, que a diferencia de los de Sol, parece ser que no votan al PP y por eso no se considera necesario tomar medidas para evitar sus pérdidas por culpa de la no celebración de la fiesta allí. Y luego me pregunto por qué un político considera que a su familia no se toca, si su partido no para de atacar a las nuestras porque son “contra natura” [sic]

Pero, de repente, se me ocurre cambiar a otro canal, para ver con qué enfoque dan estas mismas noticias, y me encuentro con Cuatro (ahora propiedad de Telecinco, propiedad a su vez de Berlusconi) y su forma de contar estas mismas tres noticias: escalofriante. Me explico: grupo de violentos han puesto en jaque la democracia, tanto en Barcelona por no dejarse reunir al Parlament, en Madrid donde el Alcalde ha temido por su integridad y ya ni respetan a su gran valedor, el Secretario General de Izquierda Unida, al que han obligado a abandonar una manifestación. Horrorizada, sigo escuchando la amenaza que es para el sistema democrático esta “deriva” del Movimiento 15-M y cómo ha degenerado en múltiples acciones subversivas y violentas contempladas en el Código Penal. Y empiezan a hablar de las penas de cárcel que les van a caer a todos los implicados en cuanto se les identifique por las grabaciones y cámaras de seguridad ciudadana…

No sigo, porque lo siguiente han sido las imágenes del Congreso de los Diputados y lo indignadísimos que estaban todos los políticos con estos acontecimientos y lo sagrado del diputado electo por el pueblo y la democracia que representa cada uno de ellos con la cantidad de votos que los han elegido… Gracias a esa Ley Electoral que nos ampara…

Vamos a ver, señores políticos: aún no se han enterado. Que conste bien claro que no comparto la actitud de los violentos, los que se aprovechan de una situación tensa para romper la cuerda y empezar a mamporrazo limpio (de una parte y de otra). Sin embargo, de lo que -me parece- aún no se han enterado estos políticos es de que las reglas del juego no son las suyas. Que no nos pueden decir “esto no se hace, esto no se dice, esto no se toca…” ¡Que las reglas de esta protesta las ponen los ciudadanos! ¡Que no tienen por qué ajustarse a sus normas, señorías!

Hoy hace un mes del Movimiento 15-M. Surgió de las redes sociales, de una generación que ya no cree que este sistema, tal y como ha derivado -este sí- desde la Transición, sea del que nos hemos dotado los ciudadanos libremente. El sistema está vendido a los grandes intereses económicos, a los de los partidos por acaparar poder y dinero con el que mantenerse y al de los medios de comunicación afines a cualquier ideología (¿por qué han de ser afines y no objetivos?) que obtienen más ingresos por publicidad según sus ratios de audiencia… audiencia conseguida a fuerza de tergiversar las noticias según el interés de sus grandes anunciantes y propietarios… Vamos, lo que llaman “línea editorial”.

Los ciudadanos no tienen la obligación de ajustarse a las normas dictadas para su aborregamiento si se consideran agraviados y perjudicados. Quisiera yo imaginar a los revolucionarios franceses con Voltaire y Mostesquieu a la cabeza, diciéndose “Bueno, vamos a hacer la Revolución, pero dentro de los cánones que nos marca la monarquía absolutista de Luis XVI… que así estamos legitimados, eah” Y María Antonieta, aplaudiendo encantada…

Los políticos actuales van a tener que aguantar que haya gente chillándoles en la oreja, caminando detrás o delante de ellos, mirándoles fijamente sin ningún pudor o reparo, esperándoles en la puerta de su casa o pegándole a una pobre cacerola a su paso… Si no quieren que así sea, cambien, reconsideren, dialoguen, propongan, acepten iniciativas, replanteen sus criterios y prioridades… den ejemplo. Ya no son impunes, ya no pueden campar a sus anchas por las arcas del Estado y desoír lo que el pueblo les está pidiendo a gritos y cacerolazos.

¿Que cuatro marginados no son representativos? Pues definitivamente no se han enterado de nada. La Guerra de la Independencia Norteamericana empezó con el Motín del Te (el famoso Boston Tea Party), a causa del favorecimiento escandaloso que la metrópoli británica hizo hacia la Compañía de las Indias Orientales y los aranceles que gravaban la importación y consumo de té por las Colonias americanas. Y tampoco el Imperio Británico hizo caso de aquellos pobres locos manifestantes que decidieron tirar por la borda cajas de té. ¿Para qué? Eran cuatro desgraciados antisistema, piratas y contrabandistas, que sólo estaban a punto de crear el Estado de Derecho tal y como lo conocemos hoy en día el resto del mundo… ¡Ah, sí! Permitiéndome una licencia histórica, creo que a estos cuatreros, desde Gran Bretaña, se les dijo algo así: “Tenéis que quejaros dentro de las Leyes del Imperio Británico, que son el marco elegido por todos los súbditos para ser escuchados… El sistema funciona y todos están representados en él…” Y así les fue. Ilusos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s